Los terribles 9 años, ¿mito o verdad?

Hace cosa de medio año aproximadamente, mi hijo empezó a contestar de una forma poco habitual en él. Nos sorprendieron las respuestas que daba, cómo nos decía que no le gustaba algo o no quería hacer una tarea.  Fue un periodo en el que tuvimos que reencontrarnos para seguir creciendo.

Recuerdo los comentarios que recibimos de las personas del entorno, que también estaban sorprendidas de la forma de actuar de mi hijo. En muchas ocasiones nos dijeron que eran “los terribles 9 años”. 

Había escuchado lo de “los terribles 2” o “los terribles 5” y ahora escuchaba lo de “los terribles 9” ¿Y cuántos años más terribles me encontraré a lo largo de la vida de mi hijo? Jajajaja Para mí, sinceramente, no existe nada que se le parezca a “los terribles X”.

Lo que sí hay de cierto

Es cierto que hay diferentes etapas de desarrollo en nuestros hijos. Y también es cierto que el paso de etapa a etapa no es un proceso que suceda de la noche a la mañana, ni tampoco de forma lineal. Es decir, hoy me comporto de una forma y tengo ciertas habilidades y esto ya es así a partir de hoy. Ni mucho menos. 

Nuestros hijos van madurando y eso implica adquirir nuevas capacidadesque van usando de forma progresiva cada vez con más habilidad. Esto hace que se de una etapa de tiempo más o menos limitado, en la que convive el uso y el “no uso” de esas nuevas habilidades o capacidades. Por poner un ejemplo sencillo pensemos en el momento en el que una criatura aprende a andar. Desde que da su primer paso hasta que camina con cierta fluidez, pasa un periodo de tiempo en el que pueden haber retrocesos; nos puede parecer que ya anda con facilidad pero en un momento dado decide gatear, o incluso puede ser que sea ese su medio preferido para desplazarse. Sea o como sea, y si no hay problemas de desarrollo importantes, será un proceso más o menos largo que culminará con un niño andando. Sin embargo, esto que parece bastante sencillo de comprender cuando hablamos de algo visible como el aprender a andar, no nos resulta tan obvio con otros aspectos del desarrollo de nuestro hijo. Seguramente por el simple hecho que se desconocen. 

Y aquí está el tema que da nombre al mito de “los terrible X”. Nosotras, como adultas, en ocasiones tenemos  dificultades para adaptarnos a estas nuevas habilidades de nuestros hijos. De pronto, lo que era fácil se torna complejo, y lo complejo, como no siempre lo comprendemos, puede llegar a ser “terrible”. 

 

Y qué alternativa tenemos

La razón por la que yo no he vivido esos “terribles X” no es porque mis hijos no hayan pasado por etapas de cambios, si no porque, sencillamente, he comprendido qué estaba ocurriendo y he sabido adaptar la forma de resolver las situaciones complejas a ellos. 

Yo te propongo que aproveches mis conocimientos y mi experiencia y que puedas obtener soluciones que sean realmente efectivas en función de la etapa en la que se encuentra tu hijo o hija. 
En mis talleres, cursos y sesiones personalizadas haremos, precisamente, esto. A partir de la explicación de tu situación, encontraremos la fórmula que mejor se adapte a ti y a tu hijo. 

2 opiniones en “Los terribles 9 años, ¿mito o verdad?”

    1. Hola Verónica.
      Puede ser estresante no comprender la conducta de nuestro hijo y tener dificultades para acompañarlo. Sin embargo, la mayoría de veces, entender los motivos reales de esas reacciones no ayudan a acompañarlo, a poner límites y mostrarle un marco de respeto.
      Si quieres conocer más sobre cómo adquirir todas estas herramientas están abiertas las inscripciones para la formación Comunicación Eficaz. Te dejo el enlace.
      http://www.comunicacioneficaz.com/comunicacioneficaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =