El deseo de ser una mujer poderosa

Todas conocemos a esa mujer valiente que toma decisiones sin miedo o aquella que sabe decir lo que piensa sin rodeos en una reunión ante todos los padres de la escuela.

Nos llama la atención este tipo de personas porque, en el fondo, seguramente admiramos que sean capaces de exponerse ante otras personas que no piensan igual que ellas o que incluso pueden criticarlas por defender según qué posición. 

¿Pero a qué se expone realmente una mujer que, por ejemplo, decide emprender sin el apoyo de su entorno o dice a la tutora de su hijo que no va a permitir que haga deberes en casa porque no está de acuerdo?

Pues seguramente la respuesta más común es que estas personas se exponen a ser criticadas, juzgadas, menospreciadas por sus decisiones u opiniones. Y sí, en ocasiones, a veces con más frecuencia de la deseada, suele ser así.

Cuando tomamos decisiones o mostramos nuestra opinión sobre algo nos exponemos a que se haga evidente que no pensamos, decimos o actuamos como lo harían las personas que nos rodean. Y en cuanto esto sucede cabe la posibilidad de que estas personas nos critiquen, abiertamente o a nuestras espaldas, incluso juzguen nuestras ideas, decisiones o acciones.

Sin embargo, volvamos a esa mujer a la que admiramos y a la que consideramos valiente por mostrar su opinión o tomar decisiones que aparentemente parecen difíciles o arriesgadas.

¿Qué hace que esta persona, pese a ese riesgo de ser juzgada o criticada, decida igualmente actuar o mostrarse?

Más que un poder, yo diría que lo que la hace tan especial es la ausencia de un estado emocional que, en según qué ocasiones, puede ser una gran debilidad: el miedo

Una persona que decide actuar pese a lo que dirán, pese a la opinión que tendrán de ella, pese a que es posible que se encuentre nadando a contracorriente es una mujer que no suele tener miedo. Al menos no ese miedo que nos impide avanzar, que no nos deja actuar en la dirección que en el fondo desearíamos.

Estamos hablando de ese estado emocional que nos invade cuando quiere protegernos de un peligro. Esta emoción tiene su función y gracias a ella nuestra mente se pone alerta. ¿Pero alerta a qué? 

El sentimiento que puede instalarnos es el miedo al rechazo, a no ser queridas y aceptadas. Y es por esta razón por la que, cumpliendo su misión de protección, el miedo aparece para que no hagamos o digamos nada que pueda ponernos en peligro en ese sentido. 

Y sería así de sencillo si no fuera porque haciendo caso al miedo y no actuando en un momento determinado para poner un límite claro exponiéndonos ante los demás no nos estamos respetando a nosotras mismas. Y eso nuestro cerebro también lo capta y entones entran en escena la frustración, la insatisfacción e incluso la tristeza. Es también una forma de decirnos a nosotras mismas que algo no funciona bien y nos invita a plantearnos qué podemos hacer.

Así que el miedo nos intenta proteger, pero al mismo tiempo, en ocasiones impide que podemos cuidarnos a nosotras mismas poniendo los límites que vemos convenientes para respetarnos y ser fieles a nosotras mismas. 

Y para que ese miedo desaparezca en ese momento en el que quieres decir no a alguien y deseas dejar clara cuál es tu posición ante un tema que te afecta poniendo un límite es necesario sacudir a ese miedo, hablar con él, decirle que estando instalado en ti no puedes ser tú porque no te permite decir y hacer lo que crees y es coherente a ti misma.

Te invito a que, aunque tengas miedo, actúes ante estas situaciones. Porque cuando descubres lo bien que sienta vencer al miedo y la satisfacción que se instala en ti cuando ver lo que puedes conseguir al hacerlo ya no quieres volver atrás.

Es precisamente cuando sacudes al miedo al decir lo que piensas y actúas poniendo un límite claro y con seguridad, es cuando puedes sentir el poder de esa mujer valiente que toma decisiones sin miedo o aquella que sabe decir lo que piensa sin rodeos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + cinco =