Poner límites con agresividad y buen rollo

Hoy quiero hablar sobre poner límites creando buen rollo y teniendo mala leche al mismo tiempo. Siempre que hablo de este tema a mí me entra la risa, porque realmente parece algo contradictorio. 

Digo parece porque estamos acostumbradas a que cuando ponemos límites, nuestra actitud es agresiva, saltando a la yugular de quien nos molesta. En la sociedad, sobre todo a las mujeres, se nos ha transmitido esa idea de que ser agresivo es malo. Nos han enseñado a ser dulces, serviciales, a cargarnos con las emociones de los demás y responsabilizarnos de ellas.

Esta educación que hemos recibido hace que ante un conflicto o un intercambio de opiniones tendamos a no enfrentarnos. Ceder, bajar la cabeza, cuestionar nuestra propia opinión son algunas de las reacciones que más se presentan. Esta forma de actuar parece incompatible con establecer límites con firmeza.

En el siguiente vídeo profundizo más en el tema, te animo a verlo:

Si necesitas más información puedes enviarme un correo a laiasimonmartin@gmail.com y resolveré tus dudas.

Si ya lo tienes claro y quieres participar en el taller del próximo día 21, pincha en el siguiente botón y anótate ahora mismo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =