¿Realmente estás convencida de que mereces poner límites?

Me agota ver cómo las personas adultas invaden el espacio personal de mi hijo Enric de 4 años solo por el hecho de que es pequeños y “es una monada” o “es divertido”.

A mi hijo no le gusta que nadie le toque, ni siquiera yo, si él no está predispuesto a que lo hagamos. Y no es de extrañar, ¿o es que a las personas en general les apetece siempre que las toquen, que les revoloteen el pelo, que les toquen la barriga o la cara? ¿Por qué debería ser diferente en las criaturas?

Sin embargo, muchas personas de nuestro entorno no aceptan que un niño o niña rechace el contacto físico. En estas situaciones la criatura suele tratarse de arisca, antipática i incluso maleducada. ¿En serio? ¿Qué alguien ponga límites a la invasión de su espacio personal es algo denunciable?

Ciudadanos de segunda

Este es un largo debate que tiene que ver con la idea de que las niñas y niños son ciudadanos de segunda, que se puede hacer con ellos lo que no permitimos en las personas adultas. Sin embargo, no voy a entrar en él ahora.

Ahora quiero que te imagines que tú eres esa criatura. Estás de visita familiar y tu abuela cuando te ve te saluda te despeina con la mano diciendo “estás muy alta”. A ti te pilla por sorpresa y le apartas la mano de un golpe mientras te separas de ella y te escondes detrás de tu madre. La abuela, molesta, le dice a tu madre “qué arisca es esta cría” y tu madre, incómoda por la situación, duda entre dejarte en paz o sacarte de tu escondite tras de ti y reñirte por la reacción que has tenido. En el fondo comprende que te moleste que te toquen, es algo que ya ha visto muchas veces en ti y tú no haces por respeto. Sin embargo, como tiene miedo de que la reunión familiar empiece con mal pie y con el habitual sermón de “a esta niña la estás consintiendo demasiado”, te agarra del brazo y te dice “eso no se le hace a la abuela”. Aunque intenta hacerlo con un tono amable, tú te sientes confusa. ¿Qué es lo que has hecho mal?

 

Algo que se repite una y otra vez y que queda marcado

Ahora quiero que imagines que esta situación se repite una y otra vez, que van pasando los años y que las situaciones cada vez se tornan más complejas, pero siguen la misma estructura. Eres una criatura que va creciendo y se va haciendo mayor. Con el tiempo vas tomando las riendas de tu propia vida y enfrentándote a muchas “otras personas mayores” que invaden tu espacio, que te ridiculizan o que menosprecian. Sin embargo, el modelo para reaccionar ante estas situaciones que has recibido es el de permitir que eso suceda porque el fallo está en ti, porque eras tú la que no permitía que le alborotaran el pelo, la que se enfadaba demasiado cuando te hacían un comentario que consideraban gracioso sobre esa peca que tenías en la cara o porque querías hacer preguntas que muchas veces incomodaban a las personas mayores.  

De toda esta historia, lo que me gustaría remarcar es una idea que no siempre se contempla cuando hablamos de poner límites a los demás: el merecimiento.

Uno de los bloqueos que tenemos ante situaciones en las que vemos vulnerado nuestro espacio y el respeto hacia nosotras es la falta de merecimiento. Se instala en nosotras como creencia de nuestra infancia, que nosotras no nos merecemos poner ese límite y, por lo tanto, tampoco actuar para defenderlo, si hace falta, a capa y espada.

 

Merecemos poner límites 

Sin embargo, yo digo que sí, no solo por mi misma, que también, por supuesto, si no por tener bajo mi responsabilidad la educación de mis hijos e hija.

Merezco poner límites a las personas adultas que me rodean porque es mi responsabilidad dar un modelo a mis hijos y a mi hija del valor que tiene ese espacio para una persona. Porque veo imprescindible que estas criaturas crezcan con la idea de que merecen sentir que ese espacio es respetado y que está en sus manos tomar acción para que así sea, sin esperar a que sean los demás que lo consideren igual de importante y lo respeten.

Por si esto pueda servir a alguien, este ha sido mi motor de cambio. Pensar en mis hijos e hija y darme cuenta de qué sí quiero que sientan esa fortaleza, que sí deseo que aprendan a reaccionar de forma muy diferente a cómo lo hacía yo de pequeña.

Y para dar ese modelo a nuestras criaturas, es necesario que nosotras demos el primer paso y empecemos a poner en práctica lo que nos gustaría que consiguieran ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 1 =