Siente la seguridad para ganarte la vida con tu negocio

Das mil vueltas a lo que escribes en las redes, tardas una eternidad en escribir un post para tu blog porque nada te convence, te preguntas constantemente en qué puedes ser especial para que la gente te compre a ti y no a otra persona que se supone que hace lo mismo. 

Ojalá cuando empecé con mi emprendimiento me hubieran enseñado que el primer paso es saber cómo transmitir a tu público potencial cómo puedes ayudarle conectando emocionalmente con sus necesidades. Me hubiera ahorrado mucho tiempo y, sobre todo, dinero. 

Este es el objetivo de mi proyecto “Conversaciones que venden”. 
Para este Black Friday tengo una propuesta para ti. 
Te dejo este vídeo en el que te cuento en qué consiste el grupo de trabajo que tengo preparado. 

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Te falta dinero y tiempo, y lo odias

“Me encantaría mejorar la relación que tengo con mis hijos pero no tengo tiempo para hacer formaciones sobre crianza”

La falta de tiempo y de dinero suelen ser los dos motivos por los que, más veces de las que quisiéramos, nos privamos de cosas que necesitamos para transformar nuestro día a día. 

Hoy quiero desmontar estas dos barreras con una propuesta de alto valor que va a estar a tu alcance y que podrás disfrutar al ritmo que tú quieras. 

Se trata de la formación Comunicación Eficaz en formato selfstudy y de la oferta que voy a hacer en este Balck Friday. 

Te dejo el vídeo. Espero que lo disfrutes. 
Estaré encantada de leer tus comentarios y conocer tu opinión. 

La clave de porqué me dicen que soy buena escuchando

¿Sabes cuál ha sido el mayor aprendizaje que he hecho desde que trabajo con madres?

Hace unos años me formé en Asesoras Continuum de la mano de Nohemí Hervada. Fue una formación que realmente me cambió la vida. No solo aprendí contenidos de alto valora que me ayudaron a dirigir mi desarrollo profesional. También conecté con algo que me había acompañado toda mi vida y en esa formación cobró un sentido para mi maravilloso.

En muchas ocasiones me han dicho que tengo un don para escuchar a la gente y hacer que ésta se sienta comprendida a mi lado. Es algo a lo que nunca di importancia porque no veía que yo hiciera nada de especial. Sin embargo, hoy en día, comprendo perfectamente qué me ha caracterizado durante este tiempo y qué es lo que ahora tanto valora la gente en mí cuando acompaño en su crecimiento personal. Y lo comprendí cuando hice la formación que antes te he nombrado porque fue uno de los pilares de todos los conocimientos que ahí adquirí: saber acompañar desde el respeto y sin juzgar a las personas.

Y es que esto ha sido una característica en mí desde siempre. Es ese sexto sentido que me hacía rehusar mis juicios cuestionándome en todo momento cuando alguien me confesaba algo con la misma pregunta: ¿qué sabré yo de todo lo que está viviendo y sintiendo esta persona?

Cuando una persona llega a ti y te cuenta algo que le preocupa y que vive con angustia viene buscando una solución. Sin embargo, uno de los errores más frecuentes que se cometen cuando acompañamos es precisamente ese: limitarnos a dar la solución a un problema.

Seguramente ahora te estarás preguntando: pero si viene en busca de una solución y se la das, ¿dónde está el problema?

En mi opinión, acompañar no es sinónimo de dar soluciones exclusivamente. De hecho, cuando esto ocurre creamos una relación con la persona a la que acompañamos en la que sin nuestras respuestas la otra persona sigue sintiendo que no es capaz de llevar la solución por ella misma. Y esto, para mí, es un grabe error.

Acompañar es andar al lado de una persona que quiere hacerlo sola. Y para ello, saber comunicarte con esa persona empieza por comprender qué está viviendo, cómo se está sintiendo y cuáles son sus necesidades reales en un momento determinado. A partir de ahí, un acompañamiento es eficaz cuando realizamos preguntas y conseguimos que esa misma persona sea capaz de encontrar la solución que desea. De esta forma, esa persona adquiere confianza y seguridad en sí misma, que al fin y al cabo es uno de los elementos clave para andar por el camino que ha escogido.
Como formadora de Comunicación Eficaz de madres que han acudido a mí en búsqueda de soluciones me siento feliz viendo que éstas mismas mujeres avanzan día a día partiendo del autoconocimiento y de un trabajo que sólo ellas pueden realizar.

Y ese es el mismo objetivo que persigo en la nueva modalidad de la formación Comunicación Eficaz. Una versión que no solo te va a permitir crecer a nivel personal mejorando la comunicación con tu hijo o hija y las personas de tu entorno si no que, además, te va a permitir poder realizar también este acompañamiento con otras mujeres desarrollando tu propio proyecto personal.

Te dejo este vídeo en el que reflexiono sobre cómo acompañar a otras mujeres con el objetivo de que, precisamente, no nos necesiten. Espero que te guste.

Laia

Si estás interesada en realizar una sesión de descubrimiento gratuita de 20’ del programa Comunicación Eficaz pincha en el siguiente enlace

Llega la 4ª promoción de la formación Comunicación Eficaz

¡Hola de nuevo! Hoy vengo con una gran noticia: La 4ª promoción de la formación Comunicación Eficaz abre sus puertas. 

Si comparo la primera vez que saqué la promoción de Comunicación Eficaz a la que saco ahora, la base es la misma pero el contenido es muy diferente, en cuanto a intensidad, entre ambas.

¿Quieres acompañar a mujeres, niños, adolescentes,… usando una comunicación empática y que realmente dé frutos? ¿Que conecte con esas personas y que os dé un feedback de un trabajo realmente bueno?

En el siguiente vídeo te cuento cómo nació esta formación y los cambios que trae esta nueva promoción cuyas plazas se están ya cubriendo.

Dale al PLAY.

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20′ conmigo, haz click aquí:

3 cosas que vas a conseguir después de pasar por el taller intensivo sobre Comunicación Eficaz

¿Te has parado a pensar qué es lo que hace que en un momento dado de conflicto, por más respetuosa que quieres que sea tu crianza, terminas por perder los papeles usando recursos que te gustaría tener cerrados bajo llave?

Te entiendo perfectamente. Sé lo frustrante que puede llegar a ser querer educar desde el respeto y tener la sensación de que no sabes cómo integrarlo plenamente.

A lo largo de los años que llevo acompañando a mujeres en la crianza y educación de sus hijos me he dado cuenta que el paso más importante que damos es tomar la decisión de que queremos hacer “algo diferente”.

La motivación que supone desear un cambio es maravillosa, pero no suficiente. En el fondo, también estamos esperando resultados. Y aquí es donde podemos llegar a desesperarnos. Sabemos lo nocivo que puede llegar a ser para nuestros hijos, no sólo ahora si no también en el futuro, el uso de gritos, chantajes, amenazas y castigos. Estos recursos minan su confianza, su seguridad, lo pueden convertir en una persona insegura que no se respeta ni se quiere como se merece. Y lo malo está que eso a la larga no se soluciona por si sólo. Llegará la adolescencia, con todos lo cambios que ésta conlleva y lo hará con una base que no le proporcionará la seguridad y confianza que necesita para afrontar esa nueva etapa.

Entiendo que esta reflexión te preocupe. Cuando yo me planteé cambiar la forma de educar de mis hijos, lo que primero me venía a la cabeza era pensar en qué diferente hubiera sido mi adolescencia con una autoestima saludable, si me hubiera querido más y me hubiera sentido más segura de mi misma. Por esta razón, tenía claro que quería actuar, cambiar la forma de educar a mis hijos para que las bases, los pilares en los que aguantasen cuando llegaran a esa etapa fueran fuertes y seguros: una autoestima saludable, confianza y respeto en sí mismos.

Pero este planteamiento tiene un punto importante que hay que tener en cuenta si realmente queremos obtener resultados: nosotras mismas.

En todos mis curso, talleres y formaciones, pongo mucha atención al crecimiento personal. Para poder abordar un cambio en la forma de educar a nuestros hijos considero imprescindible crecer, conocernos, mejorar nuestra confianza y autoestima, aprender a respetarnos y a querernos. La base es ser un modelo para nuestros hijos.

Yo he conseguido dar ese paso y también quiero que tú lo consigas.

Me encantaría tenerte en el curso intensivo sobre Comunicación Eficaz que daré el próximo jueves 3 de Mayo de 4 a 8 de la tarde.

Algunos de los beneficios que obtendrás en este taller son:

  • Aprenderás a identificar emociones con más facilidad y a analizar necesidades reales para poder comprender mucho mejor una situación de conflicto.
  • Harás crecer una relación con tu hij@ basada en el respeto y la confianza.
  • Dejarás de emitir juicios que dañan la autoestima de tu hij@.
  • Evitarás usar castigos, chantajes y gritos.
  • Descubrirás qué es lo que realmente genera un conflicto, no sólo con tu hijo sino también contigo misma.
  • Aprenderás a usar un lenguaje que contribuya a una motivación verdadera para hacer las cosas.
  • Encontrarás estratégias que te ayudaran a dar con soluciones creativas que satisfagan las necesidades de tu hij@ y también las tuyas.
  • Serás capaz de dar y recibir un no desde la calma y poder transformarlo en un sí.
  • Descubrirás cómo formular las peticiones a tu hijo o hija que te permitan conectar con él o ella.
  • Podrás ayudar a tu hij@ a desarrollar su empatía.

Pero de todo esto, a mi me gusta destacar 3 puntos que considero claves y que el taller intensivo puede proporcionarte.

  1. Te sentirás más segura y confiada cuando afrontes la educación de tu hijo

  2. Sentirás la tranquilidad de ser coherente y fiel a ti misma.

  3. Serás un modelo para las personas que te rodean.

Si quiere más información sobre el programa pincha en el enlace que tienes a continuación.

Si lo prefieres, también puedes pedir una sesión privada de 15’ conmigo para resolver dudas sobre el programa. Si estás interesada escríbeme a laiasimonmartin@gmail.com. Estaré encantada de atenderte.

Mi inspiración clave para educar desde el respeto con éxito y cómo puedes aprovecharlo.

En más de una ocasión han llegado a mi mujeres que me han transmitido la preocupación de no saber aplicar la teoría. Son personas que, como yo hace unos años, se plantean educar desde el respeto, se forman, leen, consultan… pero siguen viviendo momentos de gritos, chantajes o amenazas que las remueven internamente.

Conozco bien esa sensación,  yo estube ahí hace tiempo. De hecho, todavía hay momentos en los que me encuentro en situaciones similares. 

Crecer y modificar lo que venimos haciendo puede ser un camino largo, o no. No depende únicamente de la teoría que sepamos si no del momento en el que nos encontramos. 

Hoy he estado en directo hablando de este tema y de un programa especial que he creado para abordarlo y encontrar soluciones realmente eficaces para aquellas personas que desean desbloquear esos conflictos y avanzar en la consecución de su objetivo final y más deseado: educar sin castigos, chantajes ni amenazas. 

Cómo llegué a la comunicación empática

A raíz de la formación de Asesoras Continuum conocí la Comunicación No Violenta. Sólo escuché a Sabina Santana de “Cuentos y más” una vez. Era una clase extra que teníamos en la formación. Todo lo que iba diciendo, las reflexiones que proponía, las ideas, los matices… me llamaron tanto la atención que justo después de la clase hice una inmersión en esta filosofía que no había oído nombrar nunca, pero que, de forma muy intuitiba ya estaba llevando a cabo sin darme cuenta. 

Partiendo de la base que intento a criar a mis hijos en base al respeto, la Comunicación No violenta me aportaba un matiz sutil y diferente: la autoempatía. Ese pequeño detalle daba un giro interesante a la visión que tenía de los conflictos que se generan en las relaciones, en especial con mis hijos.

Todo lo que he ido descubriendo y aplicando en mi vida personal y profesional han dado y están dando muy buenos resultados… Así que voy a intentar hacer un resumen de los puntos más importantes de esta metodología y os animo a que sigáis investigando si os interesa.

La Comunicación No Violenta (CNV) fue desarrollada por el doctor en psicología clínica y educador Marshal B. Rosenberg, mediador reconocido en conflictos internacionales.

El proceso de la CNV se basa en la empatía y evita caer en la dicotomía del bien y del mal que tenemos tan arraigada en nuestra sociedad. Así pues en la CNV se evita emitir un juicio, así como avergonzar, criticar, culpabilizar o exigir a ninguna de las partes.

Si bien la CNV puede aplicarse en cualquier tipo conflicto, me centraré en la relación entre padres e hijos.

 

Antes de pensar en poner en práctica los principios de la CNV

Cuando planteamos la comunicación empática en la relación a nuestros hijos Marshall nos invita a hacernos dos preguntas: ¿qué quiero que haga mi hijo? Y ¿qué razones quiero que tenga mi hijo para hacerlo?

La mayoría de los padres nos preocupamos por educar a nuestros hijos de la mejor manera posible. Queremos que sean responsables, autónomos, empáticos… Y en la mayoría de casos no queremos que nuestros hijos hagan las cosas por miedo, vergüenza, deseo de premio… sino porqué las consideran necesarias o que aportan algún tipo de beneficio.

Se trata de establecer un diálogo respetuoso con nuestros hijos que permita llegar a acuerdos que satisfagan las necesidades de ambas partes. Para ello es importante considerar la escucha empática y la expresión honesta como los dos pilares sobre los que se estructura el proceso de la CNV. Este proceso consiste en cuatro fases

  • Observar actos concretos que afectar nuestro bienestar.
  • Conectar con los sentimientos que nos provocan esos actos
  • Averiguar cuáles son las necesidades que originan esos sentimientos
  • Qué pedimos para mejorar nuestro bienestar.

Estas cuatro fases deben ir en dos direcciones. Una sería hacia nosotros mismos, en la que entraría la autoempatía: observo, siento, averiguo qué necesito y qué pido. Otra sería hacia nuestros hijos: qué observas, sientes y necesitas y qué pides para satisfacer tus necesidades. Tener en cuenta esa doble direccionalidad de la comunicación implica comunicacion_eficazconectar con la otra persona, lo que conlleva a querer satisfacer las necesidades de ambos.

Siguiendo el proceso que he explicado antes, se establecen 3 fases que nos permiten establecer esa conexión.

Ofrecer empatía: averiguar cómo se siente, cuáles son sus necesidades sin juzgar y partiendo de la observación de unas acciones.
Expresar nuestras observaciones, sentimientos, necesidades y peticiones: expresarnos partiendo de que somos nosotros los que sentimos, necesitamos y pedimos.
Conectar con la autoempatía: durante el proceso de comunicación es importante ir conectando con nuestros sentimientos y necesidades así como tomarnos el tiempo necesario para hacerlo antes de reaccionar y elegir una estrategia.

Es muy probable que en un proceso de comunicación con nuestros hijos, después de haber hecho una petición obtengamos un NO rotundo. Un no siempre es un Sí a otra cosa. Averiguar de qué se trata nos permitirá volver a conectar con nuestros hijos y nos permitirá continuar el diálogo. Pero también hay que ser conscientes que a veces, nuestras peticiones como padres intentan ir en una única dirección y es posible que nuestros hijos lo vivan como una imposición alejándonos de la conexión tan necesaria en la CNV.

Esto ha sido solamente una pincelada de lo que es la Comunicación No Violenta. Os animo a que sigáis leyendo y compartáis vuestras opiniones y experiencias. La mayoría de nosotros no hemos sido educados para comunicarnos en base a la empatía, y eso todavía la hace más interesante.

 

Si necesitas recursos para gestionar los conflictos con tu hijo o hija de una manera respetuosa pero sin perder de vista tus necesiades te estamos esperando.

Curso “Empatía y Comunicación”