Cómo evitar que tu hijo te mienta.

Has visto cómo tu  hijo mayor ha pegado a su hermano. Te acercas y le preguntas, ¿por qué lo has hecho?

El niega una y otra vez que no ha hecho nada, que no le ha puesto la mano encima. Y a ti te hierve la sangre. Encima de que pega, miente. 

Ver como tu hijo huye de la verdad es algo que te preocupa. La mayoría de padres deseamos educar a nuestros hijos para que se conviertan en personas amables, sinceras y respetuosas.

Sin embargo, la mentira tiene un porqué, y es necesario comprender por qué miente tu hijo para poder actuar y acompañar esta situación desde el respeto. 

Cuándo poner la alerta si vemos que miente. 

Antes de los 7 años, según los expertos, las mentiras forman parte de la imaginación de tu hijo. No hay una intención clara de distorsionar la realidad y eludirla sino más bien una incapacidad de distinguir realidad y fantasía. 

A partir de los 7 años, la mentira aparece por alguno de estas razones:

  • Frustración: miente sobre la realidad porque ésta no es la que él desea. Por ejemplo: le dice a sus amigos que su padre tiene un coche de gama alta porque es lo que desearía para entrar en el juego competitivo y ganar.
  • Llamar la atención: miente sobre algo que le ocurre para cubrir su necesidad de atención, cuidado y amor de las personas que le rodean. Por ejemplo: cuando dice que le duele la cabeza o que está mareado porque se siente desamparado. 
  • Exceso de exigencia: miente para cumplir con las expectativas que generan los adultos. Por ejemplo: decir que saben cómo realizar un problema o resolver una situación para no defraudar.
  • Miedo: este  es el principal motivo de la mentira infantil. Cuando una criatura ha sido educada en el premio y el castigo (que no tiene por qué ser físico), miente para evitar vivir o conseguir este tipo de vivencias. Por ejemplo: dice que no ha pegado a su hermano para evitar quedarse sin jugar, o miento diciendo que ya he terminado los deberes para poder jugar a la videoconsola.
  • Imitación: ver como un adulto usa la mentira para huir de una situación u obtener un beneficio, es la forma en la que los niños aprenden rápidamente que mentir es un recurso efectivo. Por ejemplo, cuando un padre o madre se excusa ante una vecina pensada diciendo que tiene prisa o mucho trabajo y el niño sabe que no es verdad. 

Cómo evitar que el niño mienta

Si has observado que tu hijo miente te estarás preguntando qué hacer ante la mentira o cómo conseguir que deje de usarla.

Voy a darte 5 claves para encaminar la relación que estás construyendo con tu hijo hacia el respeto y la confianza para que no sienta que la mentira es un recurso eficaz.

  1. No mentir ni prometer nada al niño que luego no se vaya a cumplir. Mostrar también sinceridad con un “no sé” ante una pregunta de tu hijo que no sabes cómo responder.
  1. No aprobar ni justificar la mentira ni en otras personas ni en una misma. Y eso empieza por preguntarte en qué situaciones tú mientes ante otras personas cuando tu hijo está presente. 
  1. Reforzar la confianza del niño: cuando la mentira es un refugio de la realidad, es necesario, más que evitar que tu hijo mienta, preguntarte qué puedes hacer para mejorar la confianza y seguridad en sí mismo. Se trata de darle herramientas para que pueda afrontarla sin usar la mentira. 
  1. No castigar: el castigo (o el chantaje) implica hacer uso de nuestra posición de poder como adultos para privar de algo a nuestro hijo. Este tipo de dinámica activan la necesidad de mentir para evitar esas reacciones del adulto. 
  1. Educar en las consecuencias naturales: observar y aprender de las consecuencias que tiene usar la mentira como forma de relacionarse con los demás es un aprendizaje constructivo que, bien usado, no daña la confianza sino que, al contrario, la refuerza. Sin embargo, quiero poner especial atención a la facilidad con la que caemos en sermones moralistas que no dejan de de ser castigos emocionales hacia nuestros hijos con frase como, por ejemplo: si mientes nadie va a confiar en ti.

La aparición de la mentira en niños de más de 6-7 años es una señal que debe ponerte en alerta si lo que deseas es construir una relación de confianza y respeto. 

Dime, ¿tu hijo miente? ¿En qué situaciones lo hace? ¿Qué crees que podrías hacer para cambiar esta situación?

Comments

  1. Esther

    Me viene genial está información Laia. En casa nos ocurre que nuestra hija de 4 años miente negando que ha pegado a nuestra hija de 2 años o explicando que ésta última llora porque se ha tropezado cuando, en realidad, la ha empujado. Nunca la hemos castigado por ningún motivo. Al principio cuando esto ocurría le decíamos que la violencia está mal pero no funcionaba. Ahora le digo que nos respetamos y cuidamos, a nosotros mismos y a los demás, pero ella sigue pegando y ocultandolo

    1. Laia Simon Martín

      Gracias por contar tu experiencia Esther.
      Puedes intentar conectar con el motivo que la lleva a pegar antes de decirle que en casa os respetáis y cuidáis. Puedes hacerlo con una pregunta que vaya encaminada a obtener un sí, por ejemplo: ¿estás molesta con tu hermana? o ¿ha pasado algo que te ha molestado?
      De esta forma fomentas que se sienta comprendida y es más fácil que se abra para explicar lo ocurrido.
      Cuéntame si te funciona. Estaré encantada de leerte <3

Add A Comment

uno × tres =