No te lo tomes a pecho, mujer

Hay que enviar más a la mierda a las personas que nos critican. Demasiadas veces nos justificamos.

La mayoría de ocasiones en las que recibimos una crítica por cómo educamos a nuestros hijos lo primero que solemos hacer es intentar convencer a la otra persona del porqué de nuestra actuación.

Usamos la argumentación para conseguir que la otra persona nos dé la razón.

Pues no, esa no siempre es la mejor opción. De  hecho te diré un secreto: yo prácticamente no la uso. Muchas veces no doy explicaciones de las decisiones que tomo sobre la educación de mis hijos.

Tienes derecho a no escuchar.

Si tienes la impresión de que siempre estás justificando cómo educas a tu hijo es que algo va mal. Y no eres tú, al menos no en todos los sentidos. Te cuento.

Va a ser imposible que todas las personas de tu entorno vean la educación de tu hijo desde la misma perspectiva. Es más, estoy segura de que te cuesta encontrar a personas que, pese a no estar de acuerdo con lo que piensas, respetan y aceptan tus decisiones sin entrometerse.

Sin embargo, gastamos cantidades ingentes de energía en intentar cambiar eso. Nos desvivimos en las reuniones familiares o con amigos por conseguir que sean los demás los que cambien su forma de ver las cosas o que, de no conseguirlo, no se metan más en tus asuntos.

Pero voy a decirte algo importante: tienes derecho a no escuchar esas críticas.

Te mereces poder tomar tus propias decisiones y que esos comentarios no te afecten. ¿Pero cómo?

Hay que saber elegir bien las batallas.

En primer lugar quiero dejar claro que yo me considero merecedora de enviar a la mierda a las personas que no me respetan. Estoy convencida de ello porque tengo claro que no voy a gustar a todo el mundo. Ni siquiera a las que, por ser muy cercanas, nos cuesta dejar atrás en nuestras batallas.

Es cierto, no es lo mismo ignorar a la señora del supermercado que nos dice que nuestro hijo es un mimado que hacerlo cuando es nuestra suegra la que lo piensa. Pero no por ello vamos a dejar en las manos de los demás cómo vivir esas situaciones. Eres tú la que tiene el poder de decidir cuándo y cómo lidiar una batalla. Y eso te va a hacer sentir más fuerte y segura.

Y para ello, la clave está en conocerte bien a ti misma.

Invierte tiempo en ti

Para saber qué situaciones quieres lidiar y de qué manera deseas hacerlo es imprescindible que te dediques tiempo. Tiempo a conocer tus valores y principios, a reflexionar sobre tus propios límites, lo que estás dispuesta a permitir y lo que no.

Es necesario estar convencida de todo esto porque es la base que te va a ayudar a enfrentarte a esos conflictos con la tranquilidad y la seguridad en ti misma que te mereces.

Sin embargo, también va a ser necesario que inviertas tiempo en conocer y comprender tus estados emocionales. El porqué de ese nudo que se te pone en la garganta cuando te dicen constantemente que estás malcriando a tu hijo, o esa agitación que sientes cuando menosprecian la importancia que das a una educación sin gritos ni amenazas.

Son esas situaciones en las que terminas alterada y suelen decirte “no te lo tomes a pecho, mujer”

Quiero que vivas estas situaciones como lo hago yo, con calma y seguridad. Porque te lo mereces.

Porque sé el valor que tiene saber elegir qué discusiones empezar o cuándo es necesario poner una barrera sostenida por el convencimiento de haber tomado una decisión correcta. Porque es necesario saber poner límites a los demás y vivir en paz.

Si quieres saber más o crees que necesitas información sobre cómo lidiar con los conflictos relacionados con la educación de tu hijo apúntate al webinar “No más sermones, 5 claves para elegir con libertad la educación de tu hijo”.

Webinar Gratuito

Dirigido a madres que desean mostrarse más seguras ante las críticas sobre la crianza de sus hijos

NO MÁS SERMONES

5 Claves para elegir con libertad la educación de tu hijo

15-01-19
22:00 (Madrid)

Al acceder a este taller estás aceptando formar parte de mi boletín de suscripción y mi política de privacidad

LOGO Laia Simón - fondo transparente - 72ppp

2018 © www.laiasimonmartin.com 

Te falta dinero y tiempo, y lo odias

“Me encantaría mejorar la relación que tengo con mis hijos pero no tengo tiempo para hacer formaciones sobre crianza”

La falta de tiempo y de dinero suelen ser los dos motivos por los que, más veces de las que quisiéramos, nos privamos de cosas que necesitamos para transformar nuestro día a día. 

Hoy quiero desmontar estas dos barreras con una propuesta de alto valor que va a estar a tu alcance y que podrás disfrutar al ritmo que tú quieras. 

Se trata de la formación Comunicación Eficaz en formato selfstudy y de la oferta que voy a hacer en este Balck Friday. 

Te dejo el vídeo. Espero que lo disfrutes. 
Estaré encantada de leer tus comentarios y conocer tu opinión. 

Peleas entre hermanos

Hoy te traigo una pequeña clase, un avance de todo lo que puede ser la formación de Comunicación Eficaz. En este caso sobre las peleas entre hermanos.

Es una de esas situaciones que nos desbordan en muchas ocasiones y que nos generan un estrés añadido. Tener los recursos necesarios para acompañar estos momentos no es fácil, y saberlos emplear a tiempo tampoco.

Te regalo este pedacito de charla, para que puedas atisbar por un agujerito todo lo que la formación puede aportarte en tu día a día.

Dale al PLAY:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Tareas de casa con niños

Hoy vengo a hablaros de algo que a veces nos trae de cabeza. Cuando tenemos que animar a nuestros hijos e hijas cuando deseamos que hagan tareas domésticas.

Os cuento una anécdota de esta mañana que ocurrió en mi casa. Nos hemos levantado, nos hemos aseado, hemos desayunado y nos estábamos preparando para ir al cole cuando mi hijo mayor, Marçal, de 9 años me dice: “Mamá, ¿qué tal si barro y repaso el comedor, que está un poco sucio?” Me pareció una gran idea. Automáticamente mi hijo pequeño ha saltado y ha dicho: “Mamá, yo también quiero ayudar.” Y le propuse poner una lavadora. En eso que mi hija Cèlia también decidió que quería colaborar, y propuso limpiar la mesa y barrer.

¿Que no os creéis que mis hijos, por arte de magia, se ponen a limpiar la casa sin que les tenga que dar órdenes? 

¿Quieres saber más? ¿Cómo he conseguido que HOY pase esto?

Dale al PLAY:

 

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Desterrar los gritos

Este es un tema que nos preocupa a muchísimas madres: Cómo desterrar los gritos en casa.

En muchas ocasiones explico que vienen muchas mujeres a mis talleres o charlas, y me cuentan que la teoría la saben, pero llegadas determinadas situaciones acaban perdiendo los papeles. Acaba apareciendo el grito y estas situaciones nos sobrepasan.

Es importante en este sentido reconocer que el grito es el límite. El expresar “ya no puedo más”. La clave está en saber ver cómo hemos llegado hasta ese punto en que ya no damos más, para atajar el problema antes de llegar al tope del camino.

En el vídeo hablamos más sobre el tema:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

El poder de saber qué te remueve en un momento de conflicto

Empiezo el tema de hoy con una anécdota que ocurrió anoche en mi casa.

Solemos cenar pronto, para que después de la cena tengan los niños un ratito para jugar y desconectar. La razón principal de adelantarlo es que cenar y dormir son dos órdenes muy seguidas que suelen generar malestar, y nos funciona este modo de sobrellevarlas. 

Ayer parecía que todo iba bien, hasta que llegó el momento de ir a dormir, en el que mi hija se empezó a poner nerviosa. Mi hijo mayor se inventó un cuento precioso para relajarnos todos tumbados en cama, y lo estuvo explicando. El pequeño se quedó a dormir y mi hija comenzó a estar inquieta, a moverse para aquí, para allá, ahora me levanto, ahora me siento allí… Y yo comencé a ponerme muy nerviosa.

Y a esto viene el tema de hoy, a saber reconocer por qué unas acciones determinadas, en este caso de mi hija, nos crispan de esa manera y nos ponen nerviosas hasta llegar al extremo de enfadarnos e incluso gritar.

En el siguiente vídeo te cuento un poco más, adelante:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Cómo afrontar la entrevista con el profesor de tu hijo

Estamos en el inicio de curso, y en el post de hoy vengo a hablarte de esos momentos en que nos toca hablar con el profesor o la profesora de nuestra hija o hijo.

Estos días me encuentro con gente que me cuenta que ha tenido reuniones un poco… desagradables. Esas entrevistas de inicio de curso con profesores con los que ya tuvimos algún percance el curso anterior. O con profesores nuevos con los que hay que comenzar desde el principio y dejar los límites bien claros antes del comienzo de los conflictos de nuestros hijos e hijas en el entorno escolar.

Te cuento más en el siguiente vídeo. Dale al PLAY:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Ten una mentalidad abierta para educar desde el respeto

Este tema lo podemos abordar desde dos perspectivas, desde la crianza de nuestros hijos o desde la vertiente de las que nos dedicamos a acompañar a familias en los conflictos con sus allegados.

Empezaré hablando desde esta segunda perspectiva. Cuando asesoramos a mujeres en la crianza de sus hijos es importante darnos cuenta de que lo que estamos haciendo es salir de nuestra zona de confort. Esto también ocurre cuando nos enfrentamos al abordaje de un conflicto con nuestro propio hijo o hija.

¿Por qué? 

Bien es cierto que no todas tenemos que salir de esa zona de confort. Aunque la mayoría de nosotras no hemos crecido con estos recursos a nuestro alcance y tenemos que re-aprender a utilizarlos.

Te cuento más en el siguiente vídeo. Dale al PLAY:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Acompañar y dejar de lado el protagonismo

Hoy vengo a hablar de un tema apasionante: Acompañar a otras mujeres en aquellos retos que se plantean. En este caso retos que hacen referencia a la educación y la crianza de nuestros hijos e hijas.

¿Por qué es importante para mí? Hace unos años hice la formación de Asesoras Continuum, con Nohemí Hervada. La formación es increíble y Nohemí es maravillosa comunicando, pero lo que a mí me impactó por aquel entonces, y que me hizo dar un cambio en mi forma de asesorar, fue el CÓMO. Cómo yo se realizaban esas asesorías y cómo me comunicaba con esas personas dejándome a mí completamente de lado.

Esto es algo que he aprendido en esa formación y que he ido desarrollando hasta conseguir resultados fantásticos.

¿Quieres saber más sobre esos resultados y los avances de mi trabajo? Dale al PLAY:

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Cómo tener éxito en la crianza respetuosa

No hace mucho tuve una sesión con una clienta que me comentaba que había perdido los papeles en una reunión familiar. En una comida, el niño había empezado a tirar objetos al suelo y ella se había puesto muy nerviosa. El resultado: terminó pegándole un grito. Ante esa situación las personas de su entorno la acribillaron a críticas.

“¿Dónde está esa crianza respetuosa de la que tanto alardeas?”

“¡Ves como no pasa nada por pegarle un grito y qué rápido se soluciona el problema!”

Muchas de nosotras hemos estado ahí. Hemos tenido que ponernos muchas veces a la defensiva con nuestro entorno.

El ideal de alcanzar una reacción respetuosa no siempre se cumple. Hay veces que estamos cansadas o que simplemente no nos sale bien. Y ahí aparecen las críticas y ataques hacia nuestra elección en la forma de criar a nuestro hijo o hija.

¿Qué ocurre cuando este problema aparece? Te cuento más en el vídeo siguiente:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí: