¡No quiero que me laves el pelo!

Hay situaciones que pueden llegar a ser realmente desesperantes. Recuerdo perfectamente el día en que mi hija se negó en redondo a que le lavara el pelo. Hasta entonces había…