Peleas entre hermanos

Hoy te traigo una pequeña clase, un avance de todo lo que puede ser la formación de Comunicación Eficaz. En este caso sobre las peleas entre hermanos.

Es una de esas situaciones que nos desbordan en muchas ocasiones y que nos generan un estrés añadido. Tener los recursos necesarios para acompañar estos momentos no es fácil, y saberlos emplear a tiempo tampoco.

Te regalo este pedacito de charla, para que puedas atisbar por un agujerito todo lo que la formación puede aportarte en tu día a día.

Dale al PLAY:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Tareas de casa con niños

Hoy vengo a hablaros de algo que a veces nos trae de cabeza. Cuando tenemos que animar a nuestros hijos e hijas cuando deseamos que hagan tareas domésticas.

Os cuento una anécdota de esta mañana que ocurrió en mi casa. Nos hemos levantado, nos hemos aseado, hemos desayunado y nos estábamos preparando para ir al cole cuando mi hijo mayor, Marçal, de 9 años me dice: “Mamá, ¿qué tal si barro y repaso el comedor, que está un poco sucio?” Me pareció una gran idea. Automáticamente mi hijo pequeño ha saltado y ha dicho: “Mamá, yo también quiero ayudar.” Y le propuse poner una lavadora. En eso que mi hija Cèlia también decidió que quería colaborar, y propuso limpiar la mesa y barrer.

¿Que no os creéis que mis hijos, por arte de magia, se ponen a limpiar la casa sin que les tenga que dar órdenes? 

¿Quieres saber más? ¿Cómo he conseguido que HOY pase esto?

Dale al PLAY:

 

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Desterrar los gritos

Este es un tema que nos preocupa a muchísimas madres: Cómo desterrar los gritos en casa.

En muchas ocasiones explico que vienen muchas mujeres a mis talleres o charlas, y me cuentan que la teoría la saben, pero llegadas determinadas situaciones acaban perdiendo los papeles. Acaba apareciendo el grito y estas situaciones nos sobrepasan.

Es importante en este sentido reconocer que el grito es el límite. El expresar “ya no puedo más”. La clave está en saber ver cómo hemos llegado hasta ese punto en que ya no damos más, para atajar el problema antes de llegar al tope del camino.

En el vídeo hablamos más sobre el tema:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

El poder de saber qué te remueve en un momento de conflicto

Empiezo el tema de hoy con una anécdota que ocurrió anoche en mi casa.

Solemos cenar pronto, para que después de la cena tengan los niños un ratito para jugar y desconectar. La razón principal de adelantarlo es que cenar y dormir son dos órdenes muy seguidas que suelen generar malestar, y nos funciona este modo de sobrellevarlas. 

Ayer parecía que todo iba bien, hasta que llegó el momento de ir a dormir, en el que mi hija se empezó a poner nerviosa. Mi hijo mayor se inventó un cuento precioso para relajarnos todos tumbados en cama, y lo estuvo explicando. El pequeño se quedó a dormir y mi hija comenzó a estar inquieta, a moverse para aquí, para allá, ahora me levanto, ahora me siento allí… Y yo comencé a ponerme muy nerviosa.

Y a esto viene el tema de hoy, a saber reconocer por qué unas acciones determinadas, en este caso de mi hija, nos crispan de esa manera y nos ponen nerviosas hasta llegar al extremo de enfadarnos e incluso gritar.

En el siguiente vídeo te cuento un poco más, adelante:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Exprésate con seguridad. Cómo dirigirte al profesor de tu hijo

Estamos en el inicio de curso, y en el post de hoy vengo a hablarte de esos momentos en que nos toca hablar con el profesor o la profesora de nuestra hija o hijo.

Estos días me encuentro con gente que me cuenta que ha tenido reuniones un poco… desagradables. Esas entrevistas de inicio de curso con profesores con los que ya tuvimos algún percance el curso anterior. O con profesores nuevos con los que hay que comenzar desde el principio y dejar los límites bien claros antes del comienzo de los conflictos de nuestros hijos e hijas en el entorno escolar.

Te cuento más en el siguiente vídeo. Dale al PLAY:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Ten una mentalidad abierta para educar desde el respeto

Este tema lo podemos abordar desde dos perspectivas, desde la crianza de nuestros hijos o desde la vertiente de las que nos dedicamos a acompañar a familias en los conflictos con sus allegados.

Empezaré hablando desde esta segunda perspectiva. Cuando asesoramos a mujeres en la crianza de sus hijos es importante darnos cuenta de que lo que estamos haciendo es salir de nuestra zona de confort. Esto también ocurre cuando nos enfrentamos al abordaje de un conflicto con nuestro propio hijo o hija.

¿Por qué? 

Bien es cierto que no todas tenemos que salir de esa zona de confort. Aunque la mayoría de nosotras no hemos crecido con estos recursos a nuestro alcance y tenemos que re-aprender a utilizarlos.

Te cuento más en el siguiente vídeo. Dale al PLAY:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Acompañar y dejar de lado el protagonismo

Hoy vengo a hablar de un tema apasionante: Acompañar a otras mujeres en aquellos retos que se plantean. En este caso retos que hacen referencia a la educación y la crianza de nuestros hijos e hijas.

¿Por qué es importante para mí? Hace unos años hice la formación de Asesoras Continuum, con Nohemí Hervada. La formación es increíble y Nohemí es maravillosa comunicando, pero lo que a mí me impactó por aquel entonces, y que me hizo dar un cambio en mi forma de asesorar, fue el CÓMO. Cómo yo se realizaban esas asesorías y cómo me comunicaba con esas personas dejándome a mí completamente de lado.

Esto es algo que he aprendido en esa formación y que he ido desarrollando hasta conseguir resultados fantásticos.

¿Quieres saber más sobre esos resultados y los avances de mi trabajo? Dale al PLAY:

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Cómo tener éxito en la crianza respetuosa

No hace mucho tuve una sesión con una clienta que me comentaba que había perdido los papeles en una reunión familiar. En una comida, el niño había empezado a tirar objetos al suelo y ella se había puesto muy nerviosa. El resultado: terminó pegándole un grito. Ante esa situación las personas de su entorno la acribillaron a críticas.

“¿Dónde está esa crianza respetuosa de la que tanto alardeas?”

“¡Ves como no pasa nada por pegarle un grito y qué rápido se soluciona el problema!”

Muchas de nosotras hemos estado ahí. Hemos tenido que ponernos muchas veces a la defensiva con nuestro entorno.

El ideal de alcanzar una reacción respetuosa no siempre se cumple. Hay veces que estamos cansadas o que simplemente no nos sale bien. Y ahí aparecen las críticas y ataques hacia nuestra elección en la forma de criar a nuestro hijo o hija.

¿Qué ocurre cuando este problema aparece? Te cuento más en el vídeo siguiente:

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20 minutos conmigo, haz click aquí:

Educar a contracorriente y no morir en el intento

¡Hola de nuevo! Hoy vengo a hablaros de cómo educamos a contracorriente sin morir en el intento. Este tema es recurrente en mis conversaciones con mujeres. El cansancio de sentir que tienen que dar explicaciones sobre todo lo que hacen. Dar la teta, agacharse para hablar con los hijos, por qué invierten tiempo en resolver un conflicto,… Puede llegar a ser agotador.

Yo comparto este sentimiento, pasé una temporada, como muchas de vosotras, en la que tomando decisiones con respecto a la crianza de mis hijos, he vivido ese tipo de situaciones agobiantes. Lidiar con personas de mi entorno, tener que estar continuamente justificando cada paso que daba.

¿Quieres saber cuál es la más agobiante que yo he vivido? ¿De qué tipo de personas estamos hablando cuando nos enfrentamos a estos casos? Respondo a estas y otras preguntas en el siguiente vídeo.

Dale al PLAY.

 

Si quieres más información sobre la formación y las dos modalidades ofertadas, pincha en el siguiente botón:

Si lo que necesitas es una sesión de descubrimiento de 20′ conmigo, haz click aquí:

7 errores que cometes cuando quieres aplicar las bases de una educación respetuosa en un momento de conflicto

En varias ocasiones he comentado que han llegado a mí mujeres con una idea clara de lo que querían para sus hijos e hijas, con libros leídos e incluso cursos sobre crianza respetuosa hechos. Mujeres que, pese a la formación y conocimientos adquiridos, seguían teniendo bloqueos cuando se encontraban ante un conflicto con sus pequeños. 
 
En este post, voy a contarte 7 errores muy frecuentes que pueden ser el origen de los bloqueos que tienes cuando surge un problema con tu hijo y quieres aplicar las herramientas de una comunicación empática dentro de la crianza respetuosa.  
 
1. Marcas objetivos inalcanzables fácilmente

Un fallo muy común que cometemos cuando queremos poner en práctica la teoría que ya sabemos es el de querer hacerlo todo perfecto. Cambiar nuestra forma de actuar implica un aprendizaje en el que es muy fácil cometer errores. Marcarnos metas adecuadas al momento en el que nos encontramos nos ayudará a no sentir que fracasamos y que no podemos con lo que nos proponemos

2. Falla algún concepto teórico

¿Tienes dudas en un momento determinado? ¿No sabes si la forma de reaccionar es la que “deberías hacer”? Quizás hay alguna cosa que se escapa y es necesario investigar

3. Te rindes antes de volverlo a intentar

Equivocarse no es malo si sabes aprender de los errores. Nadie dijo que el camino fuera fácil, pero tampoco imposible. ¿Quién te dice que no lo conseguirás la próxima vez?

4. Olvidas qué es lo que quieres hacer

¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Qué motivación deseas que se active en tu hijo? ¿Qué estás haciendo para que sea esa motivación realmente y no otra?

5. No tienes presentes tus objetivos cuando actúas

Tener claros tus objetivos te ayudará a relativizar lo que está sucediendo en ese momento. Todo está integrado en un objetivo a largo plazo. Es clave estar convencida de cuál es.

6. Te falta tomar aires y bajar el ritmo cuando conduces la situación

Resolver conflictos requiere espacio y tiempo. ¿Estás dispuesta a destinarlo? Para, respira y date el tiempo necesario para plantear una buena estrategia que te permita usar los recursos respetuosos que tu hijo y tu os merecéis.

7. No has cerrado lo que te ha ocurrido justo antes

A veces acumulamos estrés. A lo largo del día acumulamos tensiones que explotan en un momento determinado. Los conflictos con nuestros hijos suelen ser uno de estos momentos. Asegúrate de que cuando estás resolviendo un problema con tu hijo no estás liberando otro tipo de conflicto.

 

Estos son algunos de los errores más comunes, pero no los únicos. 

Si quieres seguir investigando y profundizando sobre los bloqueos que te impiden usar los recursos de una crianza respetuosa puedes obtener más información pinchando en el enlacesiguiente.