Una trampa que te impide encontrar tiempo para ti

En mi círculo de amistades y conocidos hay muchas personas que tienen hijos.  Cada una de ellas ha decidido organizar de un modo u otro su vida personal, social y familiar. A qué dedicas tu tiempo o cómo te organizas suele ser un tema recurrente en los encuentros con estas personas. Ir al gimnasio, quedar para tomar el café con las amigas, salir juntas a pasear, ir a clases de inglés o tomar clases de guitarra… ¿Pero sabéis cuál es la frase que más he usado desde que soy madre cuando hablaba de este tema?

“Yo no tengo tiempo de nada”

Y es verdad, durante algunos meses, cuando mis hijos han sido muy pequeños y me han necesitado, el tiempo disponible para mí ha sido más bien escaso, por no decir prácticamente nulo. Pero ahora que lo veo con perspectiva, incluso en aquellos momentos, podría haber encontrado un hueco para hacer algo sólo para mi bienestar, aunque en esos momentos lo veía imposible. Es más, cuanto más insistían las personas de mi entorno que debía cuidarme y hacer algo que no fuera estar con mis hijos, más molesta me sentía y más difícil lo veía.

Yo no tengo tiempo de nada, ¿de verdad?

No había cosa que más me irritara que me dijeran que “tenía que hacer algo sin mis hijos”. Era como si me estuvieran pidiendo que dejara de lado una de las responsabilidades más grandes y más importantes de mi vida: atender a mis pequeños. La sola idea de delegar alguna de las responsabilidades que yo consideraba que eran mías, hacía que me cerrara a cualquier propuesta de ocio o bienestar para mí.

¿Pero por qué?

Pues en mi caso era muy sencillo. Yo no quería renunciar a estar con mis hijos. Yo no deseaba hacer nada que pudiera implicar no darles el pecho, calmar su llanto o dormirlos en mis brazos. Sabía que era algo que yo quería hacer, que me necesitaban, que el tiempo pasaba volando y quería aprovechar cada minuto con ellos. Pero eso también empezó a hacerme sentir mal.

Cuando ves que la mayoría de personas que están a tu alrededor organizan su día a día haciendo cosas que tú no haces te entran dudas. ¿De verdad quiero estar todos los días con mis hijos? ¿No preferiría irme al gimnasio un par de horas tres días a la semana como hacía antes? A mí me empezaron a invadir esas preguntas, y algo se gestó en mi mente: quizás no lo estoy haciendo tan bien y debería dejar de lado un poco la crianza. Así que intenté delegar a mi marido el cuidado de mis hijos cuando estos eran muy pequeño y retomé una de las actividades que hacía antes de tenerlos. En concreto una que implicaba estar tres horas fuera de casa en una época en la que mi hijo mayor sólo tenía 3 años y mi hija 1 y medio.

El resultado fue desastroso. Mis hijos lo pasaban mal, mi marido lo pasaba mal y yo, al volver a casa, viendo la situación, lo pasaba también muy mal. Así que todo el beneficio que podía suponer dedicar tiempo para mí se convertía en llanos, mal rollo, enfados, angustia y culpa, mucha culpa. Culpa por no poder dedicarme a mí si renunciaba a mi ocio y culpa por no poder atender a mis hijos tal y como ellos necesitaban. Entones, ¿qué hacer?

Encontré el origen del problema y, así, fue más fácil dar con la solución

Un día, en una conversación con una persona muy cercana, estuvimos haciendo un listado de cosas que nos hacían sentir bien. Ambas teníamos hijos, así que muchos de los elementos de esa lista estaban relacionado con los hijos. Bueno, de hecho, fueron prácticamente todos. Eso nos hizo darnos cuenta de algo importante: renunciar a algo que te hace sentir bien par substituirlo por algo que antes de tener hijos te hacía sentir bien no era buena idea.

Cuando eres madre cambia tu vida, pero no sólo me refiero a la organización, menos tiempo, incluir un miembro más que hay que tener en cuenta, etc. Me refiero a que puede cambiar tu vida porque tú ya no eres la misma. Hay algo que, como me decía esta amiga, se instala en nuestro cerebro como si fuera un programa de ordenador que lo hace funcionar de forma completamente diferente.

Creo que uno de los errores que podemos cometer cuando intentamos cuidar nuestros tiempo y espacio personal al tener hijos, es que intentemos asociar esa necesidad a hacer y llevar el ritmo que teníamos cuando no los teníamos. Al menos fue ese mi error: intentar reencontrarme con mi yo anterior.

Pero resulta que ese yo, ya no existía tal y como había sido hasta entonces.

Saber encontrar espacios de tiempo en el que nos cuidemos como personas es importante ya que de nuestro bienestar depende el de nuestros hijos. Y ese cuidado debe ser único y especial según el momento y la etapa vital en la que nos encontramos.

Si intentamos hacer las cosas que hacíamos antes, puede que nos encontremos que nuestro contexto y situación ha cambiado tanto que nos sea imposible recuperarlas y anclarnos en esa idea nos puede hacer sentir frustradas. Por el contrario, si somos capaces de adaptarnos a nuestra nueva situación al mismo tiempo que somos conscientes de la necesidad de ese cuidado hacia nosotras mismas, nos será más fácil encontrar momentos en los que podamos satisfacer nuestra necesidad de espacio personal adaptándolo a nuestro contexto.

En un puerperio, un masaje de la pareja, una bañera con sales, escuchar música o leer un libro pueden ser actividades sencillas que nos llenen. A medida que van creciendo, ese espacio puede ir modificándose, ya que las necesidades de nuestros hijos también cambian. La clave está en saberse adaptar sin perder de vista el objetivo de cuidarnos.

No quiero que nadie organice mi vida, ni siquiera tú.

¿Has sentido miedo a ser cuestionada alguna vez? ¿Has escondido emociones para que no intuyeran alguna debilidad en ti?

Yo sí. Y estoy segura que no soy la única. Es un recurso que usamos a veces para protegernos.

Pero hubo un momento en mi vida que lo hice, y si pudiera volver atrás cambiaría 100% ese miedo por la tranquilidad que da el conocimiento: mi primer puerperio.

Recuerdo avisar a mi madre que llegábamos del hospital por la noche y ella me ofrecía dejarme la cena preparada. Me pareció práctico, pues ni siquiera recordaba qué había en la nevera cuando salí de casa después de romper aguas de madrugada. Accedí. Cuando llegamos, ella ya estaba en mi piso y lo tenía todo listo. Y empezaron las preguntas: ¿A qué hora quieres que venga mañana? ¿Qué quieres que te prepare? ¿Necesitas que me lleve ropa para lavar? ¿Quieres…..?

En ese momento levanté un muro de piedras mental infranqueable: “Aquí no va a entrar nadie a organizarme la vida, que hasta ahora no me ha hecho falta para nada. No quiero tener a ninguna persona diciéndome qué o cómo tengo que hacer las cosas”. Y seguramente, así hubiera sido, porque mi madre es así, y no voy a ser yo quien la cambie.

 

Ojalá se hubiera desmoronado esa barrera en el mismo instante en que la creé.

 

La decisión que tomé en ese momento tuvo una razón de ser: el miedo a ser cuestionada. Mi inseguridad. Ella ejercía el papel que le tocaba: ese cojín que las madres que acabamos de parir necesitamos. Esa persona capaz de organizar aquello que, para una recién mamá, debería quedar en segundo plano en sus prioridades. Porque tiene que focalizarse en ella misma, en sus necesidades y en las de su bebé.

Pero de eso, por aquel entonces, yo no era consciente. No supe ver la importancia que tenía para mi recuperación, para mi tranquilidad y la de mi bebé, tener a alguien que se pudiera encargar de la casa.

 

Y me encontré con algo peor que el miedo a ser cuestionada:

mi propia inseguridad en una maternidad totalmente nueva para mí y la soledad rodeándome en todo momento.

Pero el sentimiento que más tenía arraigado en esos momentos no iba tanto con el carácter de mi madre y su supuesta intromisión en mi nueva faceta de madre (eso daría para otro post), sino con algo más profundo. Algo que, a veces, es mucho más difícil de ver en nuestros actos. Lo tenemos muy integrado la mayoría de mujeres, sobre todo aquellas que compaginamos varias facetas en nuestras vidas y la mayoría no somos conscientes de ello.

Se trata un conjunto de emociones y pensamientos que no sólo vemos en nuestra vida como madres sino que podemos observar en distintas situaciones y contextos. Todos tienen un mismo denominador común: yo puedo con todo.

Lo que quiero mostrarte explicándote esta experiencia personal tan íntima es que yo necesitaba gritarle al mundo que no sólo iba a ser la mejor profesional del mundo como había intentado ser hasta entonces. Sino también ahora que iba a ejercer un papel nuevo, el de madre. Así que, en ese momento, tenía que demostrar a todos los que me rodeaban que sería la mejor madre del mundo. Y para ello, debía hacerlo sola. Porque si no, mi idea de control y seguridad se desmoronaba por completo y me hacía sentir frágil, débil, poca cosa, vulnerable… en fin: fracasada. Así era como yo había aprendido a mostrar mis capacidades: fuerte, sola, sin ayuda…

Nada más lejos de la realidad.

Ser capaz de ver qué es más importante en cada momento para ti y para tu bebé. Estar segura de lo que quieres, de lo que necesitáis tú y tu pequeño. En definitiva, tener las cosas claras y estar empoderada en tus decisiones puede ser sinónimo de no tener miedo y saber decir NO. Y decir no, aunque parezca que en este post está fuera de contexto, es mucho más importante de lo que te imaginas en una situación tan delicada como un posparto.

Saber decir no, implica ser consciente de hasta dónde puedes llegar y así poder ver, sin agobios, sin presiones, sin metas estresantes,  que hay cosas que no vas a hacer como hacías antes. Y no pasa nada. Lo harás, pero de otra manera que, seguramente, te llevará un tiempo descubrir porque todo es nuevo. Y que, allí donde tú no llegas, puede llegar otra persona, aunque hasta el momento haya sido tu responsabilidad.

La capacidad de adaptarte a nuevas situaciones puede ser la clave para que los cambios que se den en tu vida sean un éxito. Pese a que pienses en ese momento que es un desastre. Porque entendiendo qué es lo que ocurre, es más fácil actuar en consecuencia, con seguridad y sin miedo.

Y si no se tiene miedo, se tiene un poder extraordinario.

5 Claves para sentirte genial durante el posparto

Sabías que tu estado de ánimo es muy importante para el desarrollo de tu bebé?

Un bebé es un ser que nace con la necesidad de ser cuidado. Ya desde el nacimiento, y a lo largo de su vida, irá desarrollando una serie de mecanismos cada vez más complejos que le van a permitir establecer relaciones con las personas de su entorno para intentar asegurarse su bienestar.

El primer vínculo que establece, el principal, es contigo. Es tu voz, tus movimientos, tu respiración, el latido de tu corazón, lo que ya conoce al nacer, pues ha vivido en ti durante varios meses. Y tu olor, no olvidemos el olfato, el sentido más desarrollado que tiene al salir. Son sus sentidos los que van a captar todas las señales que emitas para poder interpretar, a su nivel, qué pasa a su alrededor.

Y, ¿por qué te cuento todo esto si quería hablarte de tu estado de ánimo? ¿No te había dicho que iba a darte 5 motivos para dedicarte tiempo a ti?

Como ya te he contado al principio, dedicar tiempo a cosas que te hagan sentir bien, aunque sean unos minutos al día, va a ser muy beneficioso para tu bebé. Está preparado para captar todo lo que tu lenguaje verbal y, sobretodo, tu lenguaje no verbal, está emitiendo cuando estás con él. Si tú te sientes bien, podrás dedicarte a tu hij@ más tranquila, relajada y feliz.

Así pues, aquí tienes 5 puntos importantes que te van a permitir sentirte bien contigo misma:

1

El primer motivo por el que debes mimarte ya lo hemos nombrado: tu estado de ánimo influye en el desarrolo de tu bebé. 

Tu estado real (no el que decimos a veces y no es exactamente lo que sentimos) le proporciona información a las personas que te rodean, incluido a tu bebé. Captan cómo te sientes verdaderamente, aunque no lo expreses verbalmente. Además, la mayoría de bebés son mucho más sensibles que los adultos a todas estas señales, puesto que tienen los sentidos pendientes de todo lo que ocurre a su alrededor. Por e sdeo es tan importante, no sólo tener en cuenta el cuidado de nuestro bebé, sino también el de nosotras mismas, que vamos a ser la figura principal que lo va a atender.

2

Evita que te etiqueten o, sobretodo, “autoetiquetarte” como SUPERWOMAN. Eres una mujer que puede con muchos frentes a la vez, de eso estoy segura, pero después de parir, hay muchas cosas que cambian, tus prioridades también.

Intentar hacer todo lo que hacías antes de tener el bebé sólo te puede llevar a sentirte impotente de ver que no llegas a todo. Date tiempo. Poco a poco irás situándote, conocerás mejor a tu bebé y eso te permitirá adaptar tu día a día al nuevo miembro de la familia. 

Rodearte de personas que puedan ayudarte en las tareas domésticas o de tu emprendimiento. Buscar que sean de confianza  y con suficiente tiempo para que puedas delegar en ellas todo lo que sea posible te facilitarà estar más relajada durante las primeras semanas después del parto.

3

Concédete el placer de no hacer nada durante un rato al día. Dedícate a saborear cada minuto, cada hora que estás con tu bebé. Mirarlo, acariciarlo, darle un masaje, cantarle canciones, sonreírle… son acciones sencillas que te van a permitir pasar un momento relajado con tu bebé al mismo tiempo que fortaleces el vínculo que estás creando con él.

O simplemente descansa estando con tu hij@.

Quizás ya hayas escuchado el consejo de “Duerme cuando lo haga tu bebé”. Pues síguelo. El sueño del bebé durante los primeros meses puede ser muy irregular, así que hay que aprovechar cualquier oportunidad para descansar y reponer energía.

4

Quizás ya te han advertido, pero seguramente vas a pasar a un segundo plano para muchas personas. A partir de ahora, es posible que lo primero que te pregunten sea: ¿qué tal está el bebé? ¿cómo duerme? ¿come? ¿llora mucho? Y un sinfín de preguntas dirigidas a la estrella de la casa.

De un día para para otro dejan de preguntarte cómo te encuentras y pasas a ser casi, casi, invisible. He de reconocer que eso puede llegar a molestar mucho. ¡Que lo has parido tú!

La mayoría de personas lo hacen sin darse cuenta. Un bebé despierta en los humanos mucho interés, pero asegúrate que esas preguntas también te las hace alguien a ti. Y la primera persona que lo debe hacer eres tú misma: ¿qué tal me siento? ¿duermo y como bien? ¿me siento feliz o deprimida?

Conocer tus emociones y tu estado de ánimo te van a permitir pensar en qué debes hacer o a quién pedir ayuda si no te sientes bien o necesitas cualquier cosa.

5

Y por último, y lo más importante: no te dejes para el final de la lista. Busca actividades, pequeños detalles o acciones, cosas que te gusten y que puedas hacer en tu nueva situación, que te hagan sentir mimada y querida (sobre todo por ti misma) y anótalas.

Pero no guardes esa nota en un rincón de tu subconsciente. Busca un lugar de la casa que veas varias veces al día y cuélgate un cartel, una hoja, post-it… lo que sea, algo que te recuerde constantemente que tú eres muy importante. Porque el cómo te sientes y vives tu maternidad, también es importante para tu bebé.

Y si quieres saber más sobre cómo cuidarte durante el posparto, te invito a que conozcas nuestro programa “Maternidad y conciliación”. Pincha en el siguiente enlace y descubre el programa entero y todo lo que podemos ofrecerte para que puedas disfrutar de una maternidad feliz desde la información y la organización de una mujer emprendedora que ha decidido ser también madre.

MATERNIDAD Y CONCILIACIÓN

 


O si lo prefieres, puedes descargarte nuestra “Guía práctica para organizarte durante el posparto” suscribiéndote a nuestro boletín.